Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Quisque faucibus vulputate mi, ac tincidunt ligula malesuada eu. Nulla ut enim velit. Sed eu odio id ante fringilla sagittis nec at lorem. Sed et ante vitae tortor commodo laoreet. In hac habitasse platea dictumst. Aliquam iaculis dui vel tortor egestas faucibus. Praesent ut turpis ut justo malesuada fermentum. Integer bibendum fringilla nisi id condimentum. Vivamus egestas, lorem non varius tempus, tortor sem consectetur mi, eget pulvinar nisi augue at nunc. Nam quis leo vitae nisl laoreet sodales vitae et urna. In aliquam eleifend metus, eu imperdiet urna rhoncus quis. Sed mi orci, vulputate id mattis sed, porta ullamcorper quam. Duis sit amet tellus sit amet velit mollis blandit nec id metus. Nunc lobortis tellus quis libero malesuada consequat. Sed elementum, mauris eget interdum cursus, erat turpis eleifend metus, id molestie lacus orci eget mi.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 43 el Dom Ago 30, 2015 3:25 pm.



ÉLITE
[55/60]




Photobucket .exoplanetForum . Image and video hosting by TinyPic


Universidad de Columbia
Sobrevivire
7th & Spring
http://i.imgur.com/EyTRAFu.jpg
Cruel Intentions

SEASON'S YEAR

¡HEY TU!

Nos vemos mejor con:

INVISIBLE RED STRING

Ir abajo

INVISIBLE RED STRING

Mensaje por Kim Jaejoong el Lun Abr 29, 2013 12:17 am

CAP #1INTRO
INVISIBLE RED STRING
CAPITULO 1
# I Feel lost inside myself

"Según el mito, los dioses atan un hilo rojo invisible alrededor del dedo meñique de la gente que están destinados a ser almas gemelas, y un día se encontró entre sí, puede ser retorcido y anudado ... pero nunca se romperá." ¿Es enserio? esto no puede ser mas que una mentira, pura palabrería de esas que se encuentran en los libros, quienes escriben libros solo lo hacen por que no tienen algo mejor que hacer... ¿debería escribir un libro?; ¡es absurdo! ¿como podría ser posible? con mis 25 años de edad nunca, jamas en mi vida eh tenido una experiencia de aquellas, no creo en el amor ni en ese famoso hilo rojo invisible, ademas es invisible ... ¿como demonios se supone que lo han visto entonces? Yo siempre digo: ver para creer.

Este soy yo, Sawada Hiroshi, nacido en Shinjuku, el centrico distrito de Tokio, cada día comienza igual... despertaba en la mañana, me duchaba y tomaba un café mientras me vestía y salía de mi departamento de tres habitaciones en Okubo. Trabajaba en una empresa de seguros, a pesar de mi edad yo ya era uno mas del cuerpo de oficinistas, aburridos de camisa y corbata, la mayoría ancianos al borde del retiro ademas, las panteras, esas ancianas que me tocaban el trasero cuando pasaba, por eso me apresuraba en llegar y sin que nadie me viera me encerraba en la cabina de dos metros por dos metros y comenzaba a aprobar seguros, no me importaba siquiera verlos, solo los aprobaba por que solo saber que era lo que cubrían me daba sueño. Ahora que me detengo a mirar, soy un novato, este trabajo lo consiguió mi padre y casi vendiendo su alma al diablo según me dijo, pero mas bien el jefe es un viejito regordete muy flexible, solo exagero con lo de vender su alma para que yo tomará el trabajo, debo admitirlo, desde que comencé la secundaría todo se me hizo muy fácil, nunca obtuve buenas calificaciones pero, por poseer una cara bonita fui el mas popular, incluso en el equipo de baloncesto, nunca fui buen jugador, pero era el mas engreido de todos y el que todas las chicas animaban, ligué con todas y cada una de ellas pero ninguna logro robarme el corazón, cada una de ellas tenía algo que no me gustaba, sus manos, su cabello tal vez prefería el cabello largo en ese entonces. - ¡AH! Mierda...

Suwa-Chan! por favor podrías fotocopiar todas estás resoluciones? son muy importantes, incluso te dejaré conservar algunas para que tengas algunas bases. - Eso fue lo que dijo una de las asistentes, cada una de sus palabras no hacían mas que menospreciarme, primero, "Suwa-Chan" era la forma mas infantil de llamarme, segundo, dejarme conservar algunas, era como si estuviera tentándome con algún dulce... ¡no soy un niño! y tercero y lo peor era que decía que sería una base, como si yo no fuera capás de aprobar un seguro con mi propio criterio. Detesto todo lo que sucede en ese lugar... De todo aquello era de lo que me quejaba mientras tomaba mi descanso de 13:30 a 15:00, cada día iba a la esquina del edificio de enfrente, comía cualquier idiotez en ese starbucks,habían pasado ya varios meses desde que no comía algo decente pero me conformaba con rosquillas glaseadas y café, ademas el clima aquí siempre era horrible y me ayudaba a mantenerme caliente.

De camino a la oficina cargaba el vaso en mi mano y caminaba entre las posas de agua esquivándolas para no mojar mis zapatos, septiembre era un mes húmedo y lluvioso, justo cuando planeaba cruzar la calle un enorme gato negro se atravesó en mi camino. - ¡¡¡GYEEEEE!!! - Los gatos negros, los gatos negros son de mala suerte, ¿mala suerte? realmente podría tener una suerte peor a la que ya tengo? tengo cuatro meses desde que mi novia Chiharu me dejó, claro me dejó por que fui el mas horrible novio de la estratosfera pero... ella fue lo mas cercano a un "amor" ... algo que jamas tuve antes, en el trabajo era nada mas que un novato, siquiera me gustaba ni me interesaba empeñarme bien en el trabajo, no tenía amigos por que estaba rodeado de ancianos y por ultimo... - ¿Eh? lluvia... - Comenzaba a llover y aun me quedaba camino hasta la oficina.
Corrí y llegue finalmente al quinto piso, me metí rápido a mi cubículo y me senté cómodamente en esa silla, me esperaba una montaña de papeles, ya se acabó el café...dejé caer el vaso al cesto de basura... no veo bien, estoy cansado de todo esto.

Justo cuando el reloj marcaba las 19:00 hrs mi emoción de salir y largarme a casa se vio bloqueada, el jefe... a quien mi padre vendió su alma me llamaba a su oficina y por como sonó su voz por el parlante no parecía estar contento con mi desempeño.
Yo... definitivamente estoy perdido.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


N/A: Este es el primer capitulo, mas bien como una introducción. Ya podemos ver como es nuestro personaje principal, un completo desastre, un niño bonito con tremenda falta de responsabilidad. Escogí a este sujeto (Lee Jong Suk) como personaje principal, bajo el nombre de Sawada Hiroshi (japones de 25 años) me gusto desde que lo vi en el dorama y calza a la perfección con mi idea principal de protagonista. Espero sigan mi ultimo fic, ya ire subiendo los siguientes capítulos, aparecen mas personajes y todo esto se vuelve un rollo tremendo!
GRACIAS POR LEER! acepto comentarios y sugerencias :$
Lectura rápida:
"Según el mito, los dioses atan un hilo rojo invisible alrededor del dedo meñique de la gente que están destinados a ser almas gemelas, y un día se encontró entre sí, puede ser retorcido y anudado ... pero nunca se romperá." ¿Es enserio? esto no puede ser mas que una mentira, pura palabrería de esas que se encuentran en los libros, quienes escriben libros solo lo hacen por que no tienen algo mejor que hacer... ¿debería escribir un libro?; ¡es absurdo! ¿como podría ser posible? con mis 25 años de edad nunca, jamas en mi vida eh tenido una experiencia de aquellas, no creo en el amor ni en ese famoso hilo rojo invisible, ademas es invisible ... ¿como demonios se supone que lo han visto entonces?
Yo siempre digo: ver para creer.

Este soy yo, Sawada Hiroshi, nacido el 28 de agosto en Shinjuku, el céntrico distrito de Tokio, cada día comienza igual... despertaba en la mañana, me duchaba y tomaba un café mientras me vestía y salía de mi departamento de tres habitaciones en Okubo. Trabajaba en una empresa de seguros, a pesar de mi edad yo ya era uno mas del cuerpo de oficinistas, aburridos de camisa y corbata, la mayoría ancianos al borde del retiro ademas, las panteras, esas ancianas que me tocaban el trasero cuando pasaba, por eso me apresuraba en llegar y sin que nadie me viera me encerraba en la cabina de dos metros por dos metros y comenzaba a aprobar seguros, no me importaba siquiera verlos, solo los aprobaba por que solo saber que era lo que cubrían me daba sueño. Ahora que me detengo a mirar, soy un novato, este trabajo lo consiguió mi padre y casi vendiendo su alma al diablo según me dijo, pero mas bien el jefe es un viejito regordete muy flexible, solo exagero con lo de vender su alma para que yo tomará el trabajo, debo admitirlo, desde que comencé la secundaría todo se me hizo muy fácil, nunca obtuve buenas calificaciones pero, por poseer una cara bonita fui el mas popular, incluso en el equipo de baloncesto, nunca fui buen jugador, pero era el mas engreido de todos y el que todas las chicas animaban, ligué con todas y cada una de ellas pero ninguna logro robarme el corazón, cada una de ellas tenía algo que no me gustaba, sus manos, su cabello tal vez prefería el cabello largo en ese entonces. - ¡AH! Mierda...

Suwa-Chan! por favor podrías fotocopiar todas estás resoluciones? son muy importantes, incluso te dejaré conservar algunas para que tengas algunas bases. - Eso fue lo que dijo una de las asistentes, cada una de sus palabras no hacían mas que menospreciarme, primero, "Suwa-Chan" era la forma mas infantil de llamarme, segundo, dejarme conservar algunas, era como si estuviera tentándome con algún dulce... ¡no soy un niño! y tercero y lo peor era que decía que sería una base, como si yo no fuera capás de aprobar un seguro con mi propio criterio. Detesto todo lo que sucede en ese lugar... De todo aquello era de lo que me quejaba mientras tomaba mi descanso de 13:30 a 15:00, cada día iba a la esquina del edificio de enfrente, comía cualquier idiotez en ese starbucks,habían pasado ya varios meses desde que no comía algo decente pero me conformaba con rosquillas glaseadas y café, ademas el clima aquí siempre era horrible y me ayudaba a mantenerme caliente.

De camino a la oficina cargaba el vaso en mi mano y caminaba entre las posas de agua esquivándolas para no mojar mis zapatos, septiembre era un mes húmedo y lluvioso, justo cuando planeaba cruzar la calle un enorme gato negro se atravesó en mi camino. - ¡¡¡GYEEEEE!!! - Los gatos negros, los gatos negros son de mala suerte, ¿mala suerte? realmente podría tener una suerte peor a la que ya tengo? tengo cuatro meses desde que mi novia Chiharu me dejó, claro me dejó por que fui el mas horrible novio de la estratosfera pero... ella fue lo mas cercano a un "amor" ... algo que jamas tuve antes, en el trabajo era nada mas que un novato, siquiera me gustaba ni me interesaba empeñarme bien en el trabajo, no tenía amigos por que estaba rodeado de ancianos y por ultimo... - ¿Eh? lluvia... - Comenzaba a llover y aun me quedaba camino hasta la oficina.
Corrí y llegue finalmente al quinto piso, me metí rápido a mi cubículo y me senté cómodamente en esa silla, me esperaba una montaña de papeles, ya se acabó el café...dejé caer el vaso al cesto de basura... no veo bien, estoy cansado de todo esto.

Justo cuando el reloj marcaba las 19:00 hrs mi emoción de salir y largarme a casa se vio bloqueada, el jefe... a quien mi padre vendió su alma me llamaba a su oficina y por como sonó su voz por el parlante no parecía estar contento con mi desempeño.
Yo... definitivamente estoy perdido.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
cap 1 ends.
avatar
Kim Jaejoong
Moderador

■Mensajes : 391
■Humor : Especial(?)
■Empleo /Ocio : Chef Empresario
■Fecha de inscripción : 24/02/2012

Ver perfil de usuario http://last-night.forosweb.net/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.